Ocupando el cuadrado

Este proyecto parte de una búsqueda de alternativas respecto a los puntos de vista cotidianos en los que nuestra mirada ha sido educada. Para ello se propone utilizar la acción del cuerpo como herramienta y filtro ante las relaciones con el entorno próximo, tomando conciencia del espacio delimitado y construido a nuestro alrededor.
Se analiza el uso del entrenamiento como método, definido principalmente por la repetición y el esfuerzo con el fin de aproximarnos al concepto del espacio desde nuestro cuerpo, para así ver mejor, conocer mejor.

Por ello en el siguiente escrito, analizo con atención los ejercicios que me ayudan en ese forzar el cambio de perspectiva, tal y como Bruce Nauman resaltaba sobre las acciones, influenciado por el personaje de Becket, Molloy, “Pasando piedras de un bolsillo a otro… Todas son actividades humanas, no importa hasta qué punto limitado, extraño o sin sentido, todas son dignas de ser examinadas con cuidado” (Walker Art Center, Museo Nacional Reina Sofía, 1993).

Y así, partiendo de la condición básica del caminar, limitando y replanteando el recorrer, de una forma u otra, doy comienzo a mi investigación citando las palabras de Robert Smithson: “el andar condicionaba la mirada, y ésta condicionaba el andar, hasta tal punto que parecía que sólo los pies, eran capaces de mirar” (Careri, 2009).